Monseñor Paganini

Precios Máximo: el rol de Pachu Peña en Kampuchea Democrátich

  
hOLA, CHICASSSSS



- Oh, sí, estoy mirando a tu novia y qué... 
-Está en línea el Ministrísimo de Economía, Monseñor Paganini, para analizar este impresionante triunfo sobre la opo de la corpo del horóscopo, el archiduque de la moral, el diácono de la intensidad, finalista de los premios Nobel, atleta olímpico, artista condecorado por el ejército somalí, vicerector de la universidad del tiempo, astro tecnológico en el comic japonés, eliminador de la pobreza y la indigencia en la Argentina, entre otras virtudes que después de la presentación



- ¿qué acelga, Brancatelli?
-Víctor Hugo, me llamo, Axel querido. Víctor Hugo.
-ah. Ohhh, sí, estoy mirando a tu novia y qué /ella me gusta y yo a ella también/ y quéeeeee
-¿Cómo disfrutó este momento de gloria, casi parecido a cuando Belgrano cruzó Los Andes para pelear contra los Fondos Buitres después de que 30.000 compañeros dieran la vida por Néstor?
-Qué estás diciendo
-La ley de pago soberano
-Ah, qué onda con eso?
-Está contento, pregunto con modestia, excelencia de la Patria, párroco de las buenas costumbres, fenicio que recortaste las jubilaciones, incólume abogado de los intereses mayoritarios, guerrero de la prudencia, adorado y amado y enamorado de usted, ministrísimo, le gustó que salga esta ley?
-Me chupa un huevo.
-Claro, claro. Así es, hay que ser indiferen...
-Esa ley no sirve para nada, pero a la vieja le entusiasman más los titulares que los resultados
-Bue, Monseñor Paganini, convengamos que si no fuera así, usted no sería ministrísimo de nuestroamerica
-La culpa es de los diarios, Brancatelli
-Por supuesto, esos insectos carnívoros que son iguales que los nazis o los plomeros, que te vienen con esoterismos para romperte el culo por poner tres tuercas que en la ferretería, donde te tratan para la mierda como si uno no alcanzara uno sublimes conocimientos de la Ciencia Ferretera y quisiera volverse inmediatamente de París para trabajar como dependiente de una ferretería en Lanús, cautivado por los discretos misterios que duermen en los cajones donde se guardan esas aureolas angelicales donde se enrolla la cortina en el barral
-Por supuesto, Brancatelli, toda la onda
-Me llamo Víctor Hugo, soy exiliado
-Condujiste 60 minutos, chanta
-Ése fue Brancatelli, yo soy exiliado. ¿Qué buenas notis nos trae hoy, devaluador?
-Como dijo?
-Víctima de una maniobra del SEO de Shell
-Así me gusta
-La culpa la tienen los diarios, excelencia
-Déjeme decirlo a mí, Brancatelli, que la tengo a la vieja gritándome todo el día por el tema de la pobreza
-Oh, sí, visigodo interpretativo de la estulticia fascinante que atraviesa la carroza dromedaria de los mejores institntos
-La culpa la tienen los diarios
- Nunca mejor dicho. Además, de una originalidad atroz, corrosiva como toda verdad que se precie, ¿no teme ser asesinado por los enemigos de los bancos, excelencia?
-Hoy voy a anunciar al pueblo argentino la eliminación del analfabetismo
-Pero eso no orrespondería al Ministerio de Educación?
-Ah, entonces voy a anunciar que creamos un nuevo satélite, diseñado por Flor Keey
-Claro, rey de reyes, pero eso corresponde al Ministerio de la Coima
-Julio de Vido está gagá
-Pero sigo siendo Ministro
-Ni va a trabajar, se hace llevar en helicóptero los expedientes hasta su mansión
-He ahí un punto digno del ministro de coimas y promesas, no irse a vivir a una villa. Resistir la tentación de estar cerca de un cine
-Sobre todo ahora que dan de nuevo Tango Feroz
-Irresistible. Y es justamente el reestreno de Tango Feroz lo que hizo que tantos argentinos se hayan mudado a una villa
-Y me echan la culpa a mí
-Qué culpa, excelencia, usted debería estar orgulloso, en las villas argentinas se vive mejor que en París
-Y tienen Directv,
_¿Cuándo van a terminar de dantempalmar las cifras de pobreza, ministrísimo?
-No hay pobres, no hay más, por eso no hay estadísticas de pobreza
-Pero mire que yo tengo un amigo pobre, uno que vive en Guernica
-Está dibujado
-Por Picasso, claro, excelencia, cómo no me di cuenta. Este Magneto se me cuela en todos lados. Se ve que quiere impedir que Pachu Peña resista los 90 como gobernador de Santa Fe
Pol Pot
Pol Pot

14 de abril-27 de septiembre de 1976
PresidenteKhieu Samphan
PredecesorKhieu Samphan
SucesorNuon Chea

25 de octubre de 1976-7 de enero de 1979
PredecesorNuon Chea
SucesorPen Sovan

1963-1981
PredecesorTon Samouth
SucesorPartido disuelto

Datos personales
Nacimiento19 de mayo de 19251 2 3 4 5
Kompung ThomIndochina francesa
Fallecimiento15 de abril de 1998
Anlong Veng Bandera de Camboya Camboya
PartidoPartido Comunista de Kampuchea
CónyugeKhieu Ponnary (divorciado)
-Revolucionario el asunto. Bueno, querido pueblo argentino, quiero anunciar una baja del IVA a los niveles que estaban durante el alfoncinismo
-¿Vuelve al 8%?
-Más bajo aún, el 7%
-Muy bien, señor Ministro
-O sea, desde ahora, sumamos el 7 al 21%, el IVA será de 30%
-Muy bien, señor Ministro
-Aunque mejor lo bajo a 28%
-Mucho mejor, señor Ministro
-O lo subo a 29%
-Muchísimo mejor, señor Ministro
-Porque ya no estamos en los 90
-No, estamos en el 21%
-Cuando las empresas rentables eran privadas y las que daban pérdidas, estatales
-No, claro, como Telecom y Aerolíneas, digamos.
-No te pases de vivo, Brancatelli
-Víctor Hugo, me llamo
-ah. Bueno, por ahora, queda en 21%
-Muy bien, señor Ministro
-De nada
-¿Sigue considerando que este pueblo no lo merece, ministrísimo?
-Por supuesto, Brancatelli
-Víctor Hugo

--------------------------------------------------



-Reparadora, concialiadora, democratizadora y abarcadora
-Por supuesto. Igual, a los negros hay que matarlos.
-.Un poco, sí
-Gracias señor Secretario de Coordinación Estratégica del Pensamiento Nacional
-Adios, Víctor Hugo
-Ahora tenemos en comunicación al Ministro de Economía de la Nación, Monseñor Paganini. Todos de pie, por favor.




-Cabral...soldado heroicooooo
-¿Brancatelli, estás? Hola hola
-Víctor Hugo soy, distinguidísimo rey de la historia, Ministrísimo, cosita linda, prócer del planeta, aluvión de cualidades, manjar de dios, castillo de certezas, honorable hasta la queja
-Llamo para elogiarme porque hoy decidí prohibir la existencia de los lunes.
-¡Bravo! ¡Bravo!
-Los lunes están siempre conspirando con los diarios
-Malditos buitres antipatria, lo felicito, señor Ministro, al fin....alguien tenía que hacerlo, ha tomado la decisión más sabia que solo un emperador de la intelectualidad, navegante de los mares certeros, centinela de la sabiduría podría...
-Espere, Brancatelli, déjeme elogiarme a mí.
-Ok, usted hable  nomás, yo me voy a tirar un rato.
-Duerma tranquilo, Brancatelli
-Me llamo Víctor Hugo, soberano aquellarre de la magnificencia ecuménica que hace suspirar señoritas como quien enciende un candelabro
-Hola, gente, ¿qué onda? Quiero anunciar un paquete de medidas históricas, vanguardistas, audaces, sofisticadas y verdaderamente geniales, como yo. A partir de mañana, habrá un nuevo billete de diez pesos
-Un dólar
-Buitre. cipayo. Gorila. Además, bruto. Son 0,80ctvs de dolar. Bah, más o menos. Hay que ver cuándo publica este post Carrasco,
-¿Tiene pensado festejrles los 15 al dolar?
-Estás en vivo, Brancatelli
-Me llamo Víctor Hugo
-ah. Los mismos que nos decían que un dolar valía un peso, hoy nos quieren convencer que el dolar está 13
-¿Y cuánto está el dolar?
-Y está lejos, tomate un taxi.
- Me manejo en tren. En París.
-¿Es verdad que hay pobres en Francia? Tengo ganas de conocer a un pobre
-¿No se cruzó ninguno cuando fue a pelear por intereses argentinos ante el Club de París?
-No me hagás acordar, esos imperialistas hijos de puta. Querían que les paguemos 5.000 millones de dólares. Tuve que plantarme. ¡O ACEPTAN 8.000 O NO LES PAGAMOS NADA!
-Notable, excelentísimo amo alado del universo, ahora, usted nos dijo que les pagó 10.000
-Pasa que están caros los pasajes.
-A Seychelles
-No te hagás el boludo que vos la estás levantando con pala, Víctor Hugo
-Llámeme Brancatelli, destacadísimo estratega de las finanzas públicas, corsario de la prosperidad, usted, Monseñor Paganini, es el mástil más alto del mundo en hecho en honor a la humildad, usted es un hallazgo de la naturaleza, un archipiélago de luz, usted hasta podría ser candidato a concejal en Coronel Dorrego, apenas le salga una bien láncese


-Mi único defecto es la modestia
-Por cierto, Ministro, ¿cómo piensa bajar la inflación?
-Criticando a los diarios
-¿Cree que funcionará?
-Obvio que no, boludo. Pero a la vieja le molestan los resultados. Por eso me ama.
-¿Qué tal anda, la fantástica, excepcional, brillante, genia errante de un mundo que no la merece?
-La vieja? Bien, ahí, boludeando con el estudio de cine que le quiere hacer a Flor Key en la Isla de Marchi
-Puedo preguntar, excelentísimo ministrísimo...
-Pregunte, Brancatelli
-¿Quién está al mando, entonces?
-El hijo, Larry de Play.
-¿Y entiende algo?
-Menos que la vieja
-Los pagos están atrasados
-Nadie labura acá, Si Larry de Play se despierta al mediodía, los viceministros no firman pero manejan los ministerios, todos se están matando entre sí, qué se yo. Además ya nos patinamos la guita.
-Adefesio maldito, crápula invertebrado, discípulo del costado Magneto de la vida, aborrecible chamuyero, devaluaste nos trajiste una híper inflación, bajaste los salarios, hiciste mierda los planes sociales, empobreciste el país y nos llevaste al defaultl, bestia inmunda de la peor cloaca existencial
-Ya está lo tuyo. Pasa el lunes.
-Oh, semi dios que elevas la cultura existencia de una especie en decadencia, salvador de la humanidad,  la reputa que te parió petiso charlatán si acabás de abolir el lunes!!!
-...
-KICILLOF
-....
-EXCELENCIA, forro, ey, ministrísimo. Cabral, soldado heroico, su vida rinde, haciéndose inmortal. Andate a la concha de la lora
-...

Cómo hizo Argentina para erradicar la pobreza

  
-¿Brancatelli?
-Víctor Hugo me llamo
-Por eso, Brancatelli con secundaria completa. Lo llamo para elogiarme.
-GRACIAS, SU SANTIDAD POR LLAMARME. Espere que lo presento. ¿Quiere que le haga alguna pregunta?
-No, gracias, Brancatelli, me elogio yo solo.
-Como usted ordene, magnificencia astronáutica. Tenemos en comunicación al Ministro de Economía, Monseñor Paganini. ¿Cómo están sus gladiadores músculos aguerridos?
-Acá andamos, Brancatelli
-Me llamo Víctor Hugo
-ah. Bueno,  quería elogiarme porque ya no hay pobres. Hoy lo decreté. Está prohibido ser pobre. Así que ya no hay más pobres. Otro día de buenas notis
-bueeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee, alguno hay. Pero en África
- Los pobres son un invento de los diarios
-¡BRAVO, BRAVÍSIMO!
-ah




-Déjeme arrodillarme, acuchillarme el pecho y arrancarme el corazón para que usted, amo mío, lo pisotee, no he visto jamás un ministro de economía tan eficaz para eliminar la pobreza
-¿Con qué te drogás, Brancatelli?
-Con el INDEC. Me fumo un par de INDEC y quedo...Bueno, Monseñor Paganini, ¿podría, si es tan amable, adelantarnos quiénes serán los culpables para sus fracasos de la semana que viene?
-No, Brancatelli
-Víctor Hugo
-ah. No, no puedo adelanterle nada, es una sorpresa.
-¡BRAVO! Déjeme cortarme un dedo para regar de sangre las huellas de su glorioso paso por el living de la patria...
-¿Qué boludez estás diciendo? No te vamos a aumentar, Brancatelli.
-Primero, me llamo Víctor Hugo. Soy exiliado. Y perseguido. Segundo: ¿tenés pensado seguir escondiendo las cifras de pobreza o ya se te fue la verguenza por haber hecho este desastre social, pendejo boludo?
-Le voy a contar a la presidenta
-La vieja que me la fume
-Podemos hablar lo del aumento, Víctor Hugo
-Me llamo Brancatelli, su excelencia. ¿Usted, verbo encarnado, misionero de gala biónica, emperador de la belleza, cree que este pueblo de mierda lo merece?
-Naturalmente que no, Víctor Hugo.
-Dígame Brancatelli si quiere
-ah. Bueno, le estaba contando lo del complot que trama la KGB y la FIFA contra mí. Pero antes quería contar cómo serán los trámites para conseguir un kilo de arroz
-Por familia
-Por supuesto. No te vas a comer un kilo de arroz vos solo
-Obvio que no, sería un despilfarro. En París no se estila.
-¿eh?
-Bueno, Monseñor Paganini, cuénteme cómo hay que hacer para conseguir un kilo de arroz
-Hay que llevar una factura por 17.942 pesos con cincuenta al Madero Centers los lunes de 3 de la madrugada a 3:30 aproximadamente. En el 9 "A" -si no atienden enseguida, sea paciente- hay que preguntar por Moncho y pedirle el formulario rosado, tras mostrarle el DNI naranja
-No hay DNI naranja
-Uh, qué cagada. Bue, igual, el arroz es bastante feo. Lo comen los buitres.
-El arroz lo inventó Magneto, para impedir que junto a San Martín y Bolívar, el señor funcionario libere las oprobiosas cadenas del yugo imperialista...
-Brancatelli, basta.
-Ok, Monseñor Paganini. Pero me llamo Víctor Hugo
-ah




-¿Está pensado algún plan B ahora que los buitres han secuestrado el arroz?
-No
-Muy bien, señor Ministro, así hay que ser: duro con los buitres. Inflexible.
-La culpa es de los diarios
-Claro que sí, claro que sí, inmensidad celestial que brinca en la alpargata de la vida
-Sos medio pelotudo, vos, ¿no?
-Claro que sí, claro que sí, insobornable espíritu de sutil y heroico andar cansino. Padre nuestro que estás en los cielos. Heraldo de la patria. Motor del universo. Precipicio de diamantes. Príncipe del condominio celestial. Che, a todo esto, ¿vas a seguir bajando los salarios?
-Ni idea.
-La gente está enojada...
-Buitres
-Y cuando hay mal humor...
-Cipayos
-Porque ven que arriba se enriquecen y abajo se empobrecen
-Gorilas
-La gente no come con chamuyos
-Antipatrias
- Buenas tardes, señor Ministro
-Dígame Buen Día, que la presidenta recién se está despertando
-Buenos días a los dos
-Buenos días, Brancatelli

La torre más alta de Latinoamérica

  



-Está en línea el señor ministro de economía de la nación, Monseñor Paganini
-Hola, Brancatelli
-Víctor Hugo, me llamo.
-ah
-Expláyese nomás, su santidad biónica. Excepto que esté cansado, si usted no tiene ganas de hablar, no hay problemas, lo elogio yo nomás.
-No, déjeme que me elogie yo. Que además tengo que anunciar las nuevas medidas para adquirir zapatos.
-¡Bravo! El señor ministro, en una gesta heroica, ha decidido cruzar los Andes haciéndose cargo del problema de los zapatos. Lo escuchamos, extasiados, señor Ministro.
-Solo se van a poder comprar zapatos número 38, en la capital de Formosa, los domingos a la madrugada y saldrán 6.000 euros, En billetes. Nada de sacar la cuenta y pagar en pesos.
-Impresionante, estoy realmente conmovido, señor Ministro
-¿por qué?
-No sé
-ah. Bueno, los ciudadanos y ciudadanas que calcen otro número de zapatos y zapatas, serán declarados traidores a la patria
-La culpa es de los diarios
- Déjeme decirlo a mí, Brancatelli
-Víctor Hugo me llamo
-ah
- Monseñor Paganini, ´¿debemos informar en la comisaría más próxima si vemos a algún extranjero con talle 43?
-Sí, o cagarlo a trompadas
-Muy bien, impresionante, qué sofisticado plan antinflacionario, hasta en París se estila. ¿Algo más, estrella tu qué miraste, tu que escuchaste mi padecer, estrella del firmamento notable de la aquiescencia de la patria?
-No. Creo que no. Pará, sí. Acabo de decretar que no hay más inflación
-Nunca la hubo
-Ya sé, pero por las dudas. Mire, Brancatelli, que en Nigeria renunció un subsecretario
- La crisis en la eurozona
-Terrible, Brancatelli
-Víctor Hugo me llamo
-ah. A partir del lunes, entonces, entra en vigencia este decreto histórico, inigualable, casi equiparable a cuando Lincoln hizo la constitución estadounidense
-Abraham Lincoln
-El de las galletitas. Bueno, como desaparecerá la inflación este lunes, las multas por mencionar algo que está expresamente prohibido, como es la inflación, serán de 9 millones de australes en el caso de la gente común y de 27 millones de patacones en el caso de trabajar en el periodismo
-En el Estado Islámico los decapitan. Pero en París no se estila
-No es mala idea, Brancatelli
-Me llamo Víctor Hugo la concha de tu madre
-Epa...
-Perdón, inmejorable ejemplo de la misericordia eterna, belleza celestial del universo
-ah.
-Me decía, señor Ministro
-¿En qué estaba? No me acuerdo. Seguí elogiándome.
-Oh, Brigadier victorioso de la apabullante nobleza, raza distintiva de sangre excepcional, venturoso profeta, charlatán inútil que lo que toca lo funde, dignidad inconmensurable de los oprimidos de la tierra, astro de garra y fuego, ciencia del medioevo
-Oh, Oh. Ohhhhh
-Oh, sí, tú, Monseñor Paganini, mi amooorrrrr eres la aristocracia del ADN, la perfección de la especie, la más perfecta y sublime creatura de dios
-Los diarios tienen la culpa de todo
-Oh, sí, esos aeronavegantes de la mentira, inescrupulosos salvajes, quieren destripar y poner la notable y exquisita cabeza de USTED, Monseñor Paganini, quieren clavarle un cuchillo en la garganta, hacer saltar las vértebras y nervios y arrancarle la cabeza para ponerla en una pica y exhibirla ante esos negros de mierda que están en el conurbano
-Y encima, me van a despeinar.
-Eso es lo grave. Bueno, ministro, perdón, Ministro, con mayúsculas, hace 6 horas que se está adulando, tiene algo sustancial para decir o va a seguir saraseando como un Gerente de Pluralidad en ATC?
-Sí, que se suspende el plan para comprar zapatos
-El que acaba de anunciar...
-Sí, nos arrepentimos
-Cuéntenos, excelentísimo Ministro con Mayúsculas, cómo será de ahora en más el proceso para que los negros compren zapatos
-No, no pueden.
-No pueden...ajá
-Está prohibido. El Juez Griesa usa zapatos, por ende, son neoliberales. Como los diarios.
-Claro
-Pero mejor sí, vamos a dejar comprar zapatos
-¿Todos los tamaños?
-No sé bien, Probablemente, número 40 nomás
-¿Y el que calza 42?
-Es de derecha
-claro. Bueno, gracias por llamar dignísimo escultor de la patria soberana, inconmensurable reliquia de la humanidad, elevadísimo...
-Al final vamos a dejar comprar zapatos hasta talle 40
-Ok, pero tengo que irme, Kicillof, estoy repodrido ya de esta charla
-Está bien, Brancate...
-ME LLAMO VÍCTOR HUGO LA PUTA MADRE QUE TE PARIÓ,
-Capaz que ponemos 41 también. Lo iremos viendo.