miércoles, septiembre 10, 2014

La torre más alta de Latinoamérica




-Está en línea el señor ministro de economía de la nación, Monseñor Paganini
-Hola, Brancatelli
-Víctor Hugo, me llamo.
-ah
-Expláyese nomás, su santidad biónica. Excepto que esté cansado, si usted no tiene ganas de hablar, no hay problemas, lo elogio yo nomás.
-No, déjeme que me elogie yo. Que además tengo que anunciar las nuevas medidas para adquirir zapatos.
-¡Bravo! El señor ministro, en una gesta heroica, ha decidido cruzar los Andes haciéndose cargo del problema de los zapatos. Lo escuchamos, extasiados, señor Ministro.
-Solo se van a poder comprar zapatos número 38, en la capital de Formosa, los domingos a la madrugada y saldrán 6.000 euros, En billetes. Nada de sacar la cuenta y pagar en pesos.
-Impresionante, estoy realmente conmovido, señor Ministro
-¿por qué?
-No sé
-ah. Bueno, los ciudadanos y ciudadanas que calcen otro número de zapatos y zapatas, serán declarados traidores a la patria
-La culpa es de los diarios
- Déjeme decirlo a mí, Brancatelli
-Víctor Hugo me llamo
-ah
- Monseñor Paganini, ´¿debemos informar en la comisaría más próxima si vemos a algún extranjero con talle 43?
-Sí, o cagarlo a trompadas
-Muy bien, impresionante, qué sofisticado plan antinflacionario, hasta en París se estila. ¿Algo más, estrella tu qué miraste, tu que escuchaste mi padecer, estrella del firmamento notable de la aquiescencia de la patria?
-No. Creo que no. Pará, sí. Acabo de decretar que no hay más inflación
-Nunca la hubo
-Ya sé, pero por las dudas. Mire, Brancatelli, que en Nigeria renunció un subsecretario
- La crisis en la eurozona
-Terrible, Brancatelli
-Víctor Hugo me llamo
-ah. A partir del lunes, entonces, entra en vigencia este decreto histórico, inigualable, casi equiparable a cuando Lincoln hizo la constitución estadounidense
-Abraham Lincoln
-El de las galletitas. Bueno, como desaparecerá la inflación este lunes, las multas por mencionar algo que está expresamente prohibido, como es la inflación, serán de 9 millones de australes en el caso de la gente común y de 27 millones de patacones en el caso de trabajar en el periodismo
-En el Estado Islámico los decapitan. Pero en París no se estila
-No es mala idea, Brancatelli
-Me llamo Víctor Hugo la concha de tu madre
-Epa...
-Perdón, inmejorable ejemplo de la misericordia eterna, belleza celestial del universo
-ah.
-Me decía, señor Ministro
-¿En qué estaba? No me acuerdo. Seguí elogiándome.
-Oh, Brigadier victorioso de la apabullante nobleza, raza distintiva de sangre excepcional, venturoso profeta, charlatán inútil que lo que toca lo funde, dignidad inconmensurable de los oprimidos de la tierra, astro de garra y fuego, ciencia del medioevo
-Oh, Oh. Ohhhhh
-Oh, sí, tú, Monseñor Paganini, mi amooorrrrr eres la aristocracia del ADN, la perfección de la especie, la más perfecta y sublime creatura de dios
-Los diarios tienen la culpa de todo
-Oh, sí, esos aeronavegantes de la mentira, inescrupulosos salvajes, quieren destripar y poner la notable y exquisita cabeza de USTED, Monseñor Paganini, quieren clavarle un cuchillo en la garganta, hacer saltar las vértebras y nervios y arrancarle la cabeza para ponerla en una pica y exhibirla ante esos negros de mierda que están en el conurbano
-Y encima, me van a despeinar.
-Eso es lo grave. Bueno, ministro, perdón, Ministro, con mayúsculas, hace 6 horas que se está adulando, tiene algo sustancial para decir o va a seguir saraseando como un Gerente de Pluralidad en ATC?
-Sí, que se suspende el plan para comprar zapatos
-El que acaba de anunciar...
-Sí, nos arrepentimos
-Cuéntenos, excelentísimo Ministro con Mayúsculas, cómo será de ahora en más el proceso para que los negros compren zapatos
-No, no pueden.
-No pueden...ajá
-Está prohibido. El Juez Griesa usa zapatos, por ende, son neoliberales. Como los diarios.
-Claro
-Pero mejor sí, vamos a dejar comprar zapatos
-¿Todos los tamaños?
-No sé bien, Probablemente, número 40 nomás
-¿Y el que calza 42?
-Es de derecha
-claro. Bueno, gracias por llamar dignísimo escultor de la patria soberana, inconmensurable reliquia de la humanidad, elevadísimo...
-Al final vamos a dejar comprar zapatos hasta talle 40
-Ok, pero tengo que irme, Kicillof, estoy repodrido ya de esta charla
-Está bien, Brancate...
-ME LLAMO VÍCTOR HUGO LA PUTA MADRE QUE TE PARIÓ,
-Capaz que ponemos 41 también. Lo iremos viendo.