miércoles, noviembre 06, 2013

El fenómeno de la blogósfera

Lucas: respeto aunque no comparto tu visión sobre los Blogs. ¿Pero porque descalificar tan burdamente a los Blogs que no son de tu agrado? ¿Porque ensuciar sin fundamento al compañero Mario Paulela?
El MPB (Movimiento Peronista Bloguero) no fue un quiosco de nadie. Ningún integrante del mismo cobró nunca un peso por publicar lo que publicamos. Claro, ya tiraste la duda y ahora son tus dichos contra los nuestros. Este método de difamación me recuerda a un showman televisivo actual. Mira Lucas nosotros estamos orgullosos de haber pertenecido al MPB, una construcción colectiva que fue muy importante en su momento y que como todo cumplió un ciclo. Todos los que integramos el Blog Los Caniches de Peron estamos muy agradecidos por haber compartido la militancia con compañeros como Mario Paulela, un compañero leal, con convicciones y sobre todo buena persona.
Ojalá algún día podamos aclarar esto personalmente.
Saludos.
El Chino.
ResponderEliminar

Respuestas

  1. Porque lo pienso así y alguna vez se lo dije personalmente a Mario Paulela, de camino a Tandil. Pero probablemente no debí haberlo escrito con tanta liviandad. Voy a borrarlo.



Buenas noches (aplausos y ovación). Pueden tomar asiento. Desde mi humilde (jeje) parecer, este post de Abel sobre los blogs politizados y su incidencia y sobre su devenir, está bastante bien encaminado. Quiero agregar algunos padeceres:



1) En una reunión de blogueros del campo nacional y popular, cuando tenía algún sentido todo esto, realizada en la bancaria por Felipe Real, yo planteé que era la tecnología que condicionaba la organización. En un plano semiótico. Hay una variable, que es la construcción tecnológica, a menudo dejada afuera por los que quieren analizar este fenómeno.
El caso del blogrroll, que es la lista de enlaces a otros blogs que está al costado (cuando elimino alguno porque ya no lo leo o me rompió las pelotas, empiezan, por lo general, a putearme en sus blogs: es que se quedan sin visitas) es, diría Laclau, un a cadena equivalencial. Un mundo de sentido.
Eso, en el 2009.
Ahora surgieron las redes sociales.
Los blogs se autopromocionan. Principalmente, en twitter, que es para eso. Para saber la cantidad de visitantes de cada blog basta ver la cantidad de seguidores en twitter. Más o menos. El caso, técnico, es que entre twitter y facebook, para los blogs grandes escritos por gente alta como yo, tira más visitas que nadie, incluso que los links de las páginas de los diarios con tirada nacional.
Y esto configura de manera condicionada la situación de esas otroras cadenas equivalenciales.
La desaparición casi de los feeds, la baja de las subscripciones por mail y el aumento de la lectura en otras plataformas que no son consideradas por los contadores (el posteo entero en facebook, egoogle plus y los diarios de twitter, por ejemplo, pero también, y básicamente, Taringa y los foros) fragmentó aún más el escenario, individualizando el fenómeno.





2) Su grado de influencia: hoy, los blogs políticos, son la vanguardia de la literatura política. Ahí y solamente ahí se producen ideas novedosas luego recogidas por los asesores de prensa e imagen pública, por los que escriben discursos a los políticos (con pocas excepciones, Cristina es una, los discursos de los políticos, son escritos por otros) y todo el periodismo político, casi toda la academia y así, lee estas bitácoras.
El tema es que al ofrecer, de manera gratuita, este laboratorio ideológico, y por la naturaleza solitaria del escritor y más, por cuestiones tecnológicas, del bloguero, no se sabe.
Pues bien, es así. Lo dicen, además, los libros sobre actualidad, los columnistas de los diarios y los mismos asesores de políticos, muchos de los cuales, son blogueros. Que no analizan, obvio, militan. Jeje.



3) Sobre Panamá y Artepolítica. Cuando Artepolítica salió, buscando, por impulso de Mendiata, hacer un kirchnerismo inteligente, Artemio López planteó en ese momento que no la veía lo de los blogs colectivos. Yo pensaba y pienso igual. Aunque he escrito algunas cosas para Artepolítica y hay varios amigos que están ahí. Panamá, efectivamente, es una idea de Martín Rodríguez, el mejor en estas pampas sombrías. Me invitó a escribir y ya lo haré. Pero solamente por mi persistente intento de seducción a Sol, que ha escrito ahí.
Hay algo que no desaparecerá: la tarea del editor. Es decir, del experto, el que pone más tiempo, para decir qué leer. Para organizar una ruta.
La camporización de los blogueros, que mató el fenómeno e hizo que muchos abandonaran, trajo más lectores a los que quedamos. La ampliación de internet, el Plan Conectar Cirigliano, la asunción de Susanti Pancho para el público de otros países, aumentó, también, la cantidad de lectores. Y estabilizó el fenómeno.
El fenómeno de las revistas no se termina, como fenómeno, de consolidar. Las de carácter literario, por ejemplo, deambulan un tiempo y mueren.
Sin embargo, los dos fenómenos pueden coexistir, los blogs individuales, que tienen, de entrada, menos posibilidades de ingresar al mapa diario de lectura, pero que si lo logran tiene un grado de eficacia muy alto (basta pensar el lector: lee Pág12, algo de Tiempo, Clarín, La Nación; 1 o 2 blogs, sus redes sociales...e invierte, en la lectura, el mismo tiempo de cuando leía analógicamente: solo que ahora no lee los diarios enteros, y oficia de su propio editor. Por eso, las notas sin firma, escritas en pirámide invertida, están para el museo del bicentenario).



4) Mi blog, por eso, trata de ir hacia donde van los cambios.
De manera de sostenerse. Lo he logrado. Y he aumentado el caudal de visitas.
Un dato estratégico es que la mayoría usa el navegador de google (sí, se puede saber estas cosas en las estadísticas. Y mucho más: por ejemplo, cuántos son los visitantes nuevos, cuántos los que leen todos los días) y eso implica, en el caso mío, que si ponés una L en el navegador, se escribe sola la URL. Es más difícil, por ejemplo, si el lector lee Página 12 online, y tu blog se llama Pocho Es Dios, la P compite en los robots de google.
El problema de explicar la importancia de todo esto a los nuevos blogueros es que se puede cometer el gravísimo error de minimizar lo fundamental: el contenido.
Al día de hoy, lograr un blog con 100 visitas diarias implica un año de trabajo posteando varias veces a la semana.
Es decir, hay dos valores muy minimizados: la calidad y la experiencia, que no siempre es sinónimo de antiguedad, pero algo ayuda.
Además, mequetrefes, si escribís mucho, si posteás, por ejemplo, todos los días, sí o sí vas a mejorar la lectura y el conocimiento de tus lectores.
No es ya relevante, en otros tiempos lo fue, hoy, con call centers y pelotudos a mansalva, no son tan importantes los comentarios.
Queda bien la demagogia de que un blog lo hacen los comentaristas, pero no es cierto. Fijate Jorge Asís. Le bajó la candidatura presidencial a Boudou y no tiene comentarios.
Donde los filtran, pero na para decir lo agradable, lindo e inteligente que es, sino con un criterio de calidad, como en el blog de Abel, o Artepolítica, los comentaristas aportan. Pero no son ni el 10% de los lectores ni son leídos más que entre sí.
Los mapas de calor lo muestran.
(Un mapa de calor es la intensidad de donde va el ojo ante una página de internet, se usa para las estrategias publicitarias)






5) Nada de todo esto sirve si el contenido no es bueno. Hay un fenómeno que surge de la estupidez del gobierno, al armar un call centers en la oficina que separa a Juan Manual Abal Medina y Hernán Reibel. Si pierden su valioso tiempo en leer los comentarios de este blog, los conocerán.
La catarata de insultos pelotudos, muy propio de lo que los camporistas monaguillos llaman "militancia", dejan afuera a los comentaristas, sigamos, más sofisticados. Resultado: abren sus propios blogs. O llevan sus comentarios a las redes sociales. Es por ahí. Firmo al pie.


6) Los blogs Lanataaaaa Putoooo que tanto agradan a los funcionarios que tienen mucho tiempo libre, sirven de ejemplo. La mayoría anda puteandome y reclamando que les hable, mientras hacen una pausa en su guerra popular prolongada con chasquiboom de tinta al Partido Clarín. En sus mentes, representamos -el Partido Clarín, un monopolio- y yo, lo mismo. Es decir, con el mismo peso.
Es un análisis abrumadoramente estúpido, obvio. Pero es que odian el análisis, militan. Por sí mismos.
Pero sirve de muestra de cómo se leen los blogs. El lector promedio, que lee autores, no formatos, dice "Verbitsky escribió esto, Julio Blank esto otro, Jorge Asís se cagó de risa, Carrasco puteó, Cris Morena dijo que no entendía y el Ingeniero minimizó el tema".
El distinto peso que cada uno de esos tiene en el mundo real, se atenúa en estas nuevas modalidades de lectura.



7) Y mientras tanto hay lectores nuevos. El fenómeno de tumbrl es llamativo un ocupa un nicho que al Magnetto mundial, Google, se le escapó. Ya se encargarán de hacerlos mierda. Lamentablemente.
El caso es que esa plataforma tiene una diferencia fundamental con twitter y facebook: no muestra la cantidad de seguidores. Ojo. Que eso llevó a que twitter y facebook escondan un poco la cantidad de seguidores. Que es, fue, la clave del éxito de blogger.
El fenómeno de los nuevos lectores es muy complejo. Buscan cosas como ¿La Coca Verde es una mierda?.
Razón por la que, si ven este posteo, tiene un título diferente a la url. Un truquito para atraer carradas de visitantes que, apenas en un nada despreciable 5%, se suman a la masa de lectores diarios.
Es muy difícil, ojo, combinar esto con cierta algarabía maldita, imprescindible, por cuestiones ideológicas, idiomáticas y técnicas, razón por la cual aún sigo siendo más leído en el blog que la canidad de ejemplares que vende Crónica, diario para el que trabajo.
Volviendo a los nuevos lectores: es por acá, firmo al pie.


8) #QueremosPreguntar: ¿dónde está Otavis?
¡Aparición con vida de Otavis!
No hay que dejar de prestarle atención a la fotografía. De nada.
Buenas noches.