lunes, febrero 11, 2013

Acefalía de dios



Las cuentas de la última teocracia de occidente están en rojo, pero más vale, no es por eso que renunció el último dictador. La vinculación de Bergoglio y el catolicismo argentino con el genocidio de la última dictadura militar lo complica como aspirante a dictador teocrático en el Vaticano, que sólo tiene dictadores extranjeros, dado que es un país que no produce nada, y sus hombres -y pocas mujeres, aunque no es un país gayfriendly- vestidos de señoritas, no trabajan.
Es un misterio milagroso saber de qué vive la dictadura no petrolera ni exportadora del Vaticano. Pero calculo que de todo eso nos enteraremos ahora, con los chupacirios de cada diario, esos que operan las internas de ese enorme multimedios que es la iglesia católica, con la plata de los jubilados.
Da un poco de asco vivir en un país como argentina que tiene una Asignación Universal por Pedófilo para cada Obispado.