sábado, agosto 18, 2012

Una mirada cínica y divertida, pero precisa, sobre el sindicalismo